VOLVER A NOTICIAS



7 mayo, 2021

Opinión: “Responsabilidad en la recuperación de terrenos”, por Alejandro Navech, gerente general ANIR

— Durante los últimos 40 a 60 años, la ciencia y el conocimiento nos han develado grandes problemas acumulados en los terrenos; pero, también soluciones de reparación alusivas tanto a los entornos productivos empresariales como a los de sus propios terrenos y los de sus vecinos.

A través de la historia, ya sea por ignorancia, falta de regulación u otras circunstancias, algunas organizaciones han contaminado suelos al instalar sistemas de producción para la creación de valor. Por un lado, producían bienes valorados por las comunidades y empresas, pero, por otro lado, generaban contaminación de los suelos propios y cercanos.

Durante los últimos 40 a 60 años, la ciencia y el conocimiento nos han develado grandes problemas acumulados en los terrenos, pero también de las soluciones de reparación. A pesar de que ya existen innumerables empresas que se ocupan de diagnosticar, diseñar e implementar soluciones avanzadas para la remediación de suelos, en general, ante este nuevo concepto, veo aún una baja prioridad y una tímida voluntad empresarial para embarcarse responsablemente en la reparación, incluso de su propio entorno productivo, de su terreno o la del vecino.

** ¿Qué requieren las organizaciones afectadas para recuperar sus suelos contaminados? **

En primer lugar, sentir que es un deber hacerlo y que ello requerirá de voluntad presupuestaria.

Podrá haber incentivos de diferente índole para apaciguar el gasto que involucra ser pionero en corregir un daño, sin embargo, creo que ello es mejor que esperar las restricciones y las prohibiciones cuando se hagan visibles los errores cometidos.

En los próximos años veremos que distintas normativas ambientales irán configurando formas de producir que no provoquen “costos” ambientales y que hasta ahora los pagaba el planeta. Estos costos ambientales que se generaban al producir bienes que queríamos consumir pero que luego rebotaban en nuestras vidas, como un verdadero búmeran de largo alcance.

El búmeran sigue dando vuelta paralelamente con la creación de un nuevo modelo de producción reflejado en la Hoja de Ruta para la Economía Circular, la Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos y la misma Ley REP que hará mejor el futuro, sin embargo, no hará mejor lo que dañó el pasado. Para esto último, se necesita la conciencia empresarial para que asuma los pasivos ambientales y los remedie.

Fuente: CodexVerde

VOLVER A NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

  • 11 junio, 2021

    El interminable proceso de Chile para proteger su biodiversidad

    — El proyecto de ley SBAP (Serv...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    A la Suprema: AES Gener, Puerto Ventanas y el ministerio de Medio Ambiente apelaron al fallo por var...

    — La empresa de capi...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    Energías renovables no convencionales representarán el 40% de la matriz al 2030

    — El biministro de Energía y M...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    Clasificadora de riesgo ICR destaca potencial de crecimiento de industria chilena del litio por la e...

    — A pesar...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    Micro electromovilidad: una alternativa para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero

    — En el marco ...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    Opinión: “Glaciares y minería: separando la paja del trigo”, por Eduardo Astorga, Doctor en De...

    — Los aspectos ...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    Opinión: “Escasez de agua para consumo humano: una solución posible”, por María De Los Ángel...

    — Hab...

    Ver más

  • 11 junio, 2021

    Opinión: “El medioambiente es parte de la solución” por Mercedes Ducci, Directora Ejecutiva Pa...

    — “No hay país en e...

    Ver más

  • 10 junio, 2021

    Medio Ambiente: la comisión del Senado continuará defensa de glaciares y ambiente periglacial

    — La instancia, integr...

    Ver más

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com